domingo, agosto 01, 2010

Ojiplática

En un intento de El País por demostrar la importancia de la Igualdad (así, con mayúsculas), publica hoy, 01 de agosto una entrevista con el Delegado del Gobierno para la violencia de Genero. Denótese la importancia que le dan al publicar su entrevista el 01 de agosto, un domingo en el que el periódico, como todo el mundo sabe, sólo sirve para poner en el fondo del armario de debajo de la pila.

Miguel Lorente Acosta explica que la animadversión hacia el Ministerio de Igualdad "... nace de un rechazo hacia algo que genera incomodidad porque es un ataque a posiciones dominantes". Pues no, oiga, una "posición dominante" es la de los políticos y/o los medios de comunicación cuando nos engañan y nos manipulan y aquí, hasta donde yo sé, el Ministerio de la Igualdad no dice nada.
A mí el Ministerio de la Igualdad me molesta porque ha sido un Ministerio para ganar votos, porque a día de hoy siguen muriendo señoras (y señores)... y no creo que establecer una normativa sobre el uso de la palabra "bebé" en el ámbito sanitario, salve vidas ni establezca las bases para una educación por la Igualdad (¿?).

Dejo la entrevista cuando leo:

Pregunta: ¿De pequeño ya era usted así?
[Risas] La primera sensación o idea de igualdad que yo tengo fue en la primera comunión, con siete años. El cura nos dijo que después de comulgar teníamos que ir a nuestro sitio, arrodillarnos y rezarle un padrenuestro al Señor. Y yo pregunté: "Bueno, ¿y por qué no rezarle también un avemaría a la Virgen?". Que no, niño, cállate ya... Que vas a tu sitio y le rezas un padrenuestro al Señor...". Y yo me dije: "Bueno, pues yo también le voy a rezar un avemaría a la Virgen.



Acceso a la entrevista: El País, 01 de agosto de 2010

 
ecoestadistica.com