« Home | :P » | Twitter » | Preguntas » | Once upon a time... » | Cujo » | Cucu » | Habemus cuenta en Facebook » | Él nunca lo haría » | EL ERROR tipográfico » | Ta-Chán »

La Reina Madre

Desde hace ya un par de años, mi madre está conectada con los servicios sociales del Ayuntamiento para evitar ese sueño recurrente en el que se cae al suelo, se rompe algún hueso y tiene que permanecer agonizando en el suelo mientras se le pegan las lentejas, que es el verdadero drama.

Así pues, tiene en casa un interfono conectado directamente con los Servicios Sociales, donde, si pulsas un botón, das la señal de alarma de que algo sucede. Cuando pulsas el botón, del interfono sale la voz de un mancebo.

- ¡¡Señora Tirita!! ¿está usté bien?

- Sí, que mi nieta ha pulsado el botón... como es rojo... ¿no lo tenéis de otro color, jomío?

Desde que ha vuelto a casa de la operación, le hemos colgado el pulsador del cuello con un cordoncito y va ella muy ufana por la casa con su andador y el cacharro que parece el mando del garaje, colgado de su testuz.

Llega la hora de dormir.

Observo cómo se acuesta, porque ya he dejado claro que estoy para ayudar y no como esclava negra de una señora sureña, así que NO porteo teléfonos, NO alcanzo mandos y NO leo en voz alta los nuevos testamentos.

Ignoro deliberadamente los golpecitos que da en la mesa con el móvil para llamar la atención y para que sepa que quiere algo.

También ha sacado la hermosa costumbre de hablar de mí a las visitas como si yo no estuviera y además me llama "la chica", así que yo le llamo "Su Majestad La Reina Madre", "Señora" o "Mi teniente" sabiendo que esto último le revienta.

Se mete en la cama, se pone los cascos con la radio y nos vamos a dormir.
Son las 05:07 y me despierto con voces como del más allá.
"¿Señora Tirita? ¿Está usté bien?"

No puede ser...
Me levanto y antes de contestar me acerco a la habitación de la Reina Madre temiendo que se haya derramado de la cama y esté agonizante mientras en otro punto del universo, se pegan unas lentejas.

Y no, ella está amarrada al pulsador del botón rojo, como si le fuese la vida mientras sueña lo que supongo será alguna guerra mundial.

Vuelvo al interfono:

"Disculpe, soy la hija... que está todo bien..."
"Perdone, puedo hablar con Señora Tirita? Es que... ¿cómo puedo yo saber que es usted su hija?

Hombre, podemos hacer la prueba de ADN, pero no sé como anda usted de tiempo...

"Mi madre está durmiendo abrazada a los servicios sociales y no pienso interrumpir sus sueños, porque la última vez casi me cuesta un brazo. Así que usted verá si quieren venir. Buenas noches".

Se oyen murmullos y un lejano "Nas noches".

Vuelvo otra vez a la cama a quitarle a Mamá Tirita el pulsador y dejarlo en su mesilla.

En estas estoy cuando se depierta sobresaltada y malhumorada para decirme "No apagues la tele, que la estoy viendo".

Muy bien.

Espero que la recuperación sea rápida por mi estabilidad mental y su seguridad física.

15 voces discordantes

Llegan a una edad... Mi abuela está en los 80, se ha roto la clavícula y directamente es que se tira para atrás en la cama para que la coloquen como ella quiere, llama a cada hora durante toda la noche, que si pis, que si almohada... y como no vayas lía un vocerío impresionante.
Espero que mamá tirita no llegue a esos extremos, ánimo Tiri!

Estoy intentando que le coloquen un pinganillo de esos a mi tía... pero no creo que los servicios sociales quieran que mi tía tenga el botón rojo... qué pacieeeeeencia hay que tener con estos mayores... y pensar que seremos igual.

Yo YA soy así... :D

A una amiga de mi abuela le pasó algo parecido, pero como no había una hija Tirita, la señora se despertó y... pensó que le estaba hablando Dios.

Sus primeras palabras fueron: "Dios, estoy aquí para lo que tú ordenes".

Estuvieron hablando 1 minuto hasta que la señora se dio cuenta de que "todavía" no estaba ante la presencia de Dios. Al menos, ella puede decir que ya sabe qué hay más alla de la muerte...

Estar al otro lado del pinganillo ese debe de ser de las ocupaciones más surrealistas que uno puede hacer en esta vida...

Lo que tiene que oir la gente al otro lado del boton... Por lo menos tu respondiste, imaginate si no; hubiera estado quien sabe cuanto esperando oir algo y que sabe lo que se hubiera imaginado...

Paciencia... MUCHA pacieeeencia. Cuando todo pase, te recomiendo unas buenas vacaciones o terapia de relajacion; mira que como vas estas postulando a un 2010 sabatico! Si eres buena hija...

Ayss niña, armate de paciencia!!!. Oye igual el maromo que contesta a la llamada del boton rojo está bueno y todo!!!!.

Saludinessssssssssss

tenga uste cuidao,que una pierde la paciencia y termina gritando al convaleciente.ya le adelanto que la relajacion que experimenta por dicho grito no compensa el sentimiento de culpa y/o malapersona que genera.
bsitos y mucha ELEGANCIA INTERIOR

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

La paciencia tiene que ser tu mayor virtud en ese momento.
Ya sabes... Dar cera...pulir cera...

Estos cacharros dan pan mucho...
Mi abuela tiene el mismo sistema en casa, pero cuando salé lo deja en la mesa del comedor.
Un día mi primo fue con la novia a ver a la abuela, con tan mala suerte que la mujer había salido a comprar. Como no suele tardar mucho y él tiene llaves, abrió la casa y decidieron esperarla tirados en el sofá.
A la novia, que no había visto nunca el mando en cuestión, se le ocurrió preguntar que era, eso si, mientras apretaba el botón.
Mi primo se quería morir, corrío hasta el teléfono a ver si lo podía parar, el telefono que empieza a pitar y pitar. Él nervioso, atacado,... y por fin: LA VOZ.
¿Cómo le dices que la tonta es su novia que tiene 20 años y pocas luces, y no la abuela de 90? Así que salío con un recurrente: -Ha sido la abuela que le ha dado sin querer, pero se encuentra bien.
Suerte que no preguntaron por la abuela sino se lía.

Ay madre mía Tiri!! qué paciencia y con qué humor te lo tomas!
Te mando muchos ánimos! y una recomendación: cómprale sopas de letras a tu madre!

Un beso!

Lo que me he reído.

Cuánto tiempo sin pasarme.


Lo que me he reído! jajajajajaja

Mi madre quiere ponerlo.......pero no creo que lo quiera llevar al cuello!


jajajajajajjaja La tele!!! jajajajajaj

¡Madre mía, me he partido de risa con tu entrada!

Vengo por recomendación de Min, que me dio esta dirección y me dijo que estaba muy bien. No se equivocaba, no.

Buen blog; buenas experiencias. En mi rss quedas.

Me hiciste recordar a mi abuelita!!!

hace mucho que no te leia y me has echo sonreir :)

Ojala Galleta este bien!!!

Son grandes escritos y opiniones las que se muestran es este blog, felicitaciones y sigan con esos grandes aportes.

¡Un cordial saludo!

Publicar un comentario en la entrada

 
ecoestadistica.com