miércoles, enero 28, 2009

Primeriza

Ya está todo listo para el aterrizaje de Galleta en mi impoluto parquet.

El animalito comerá la mejor comida para cachorros que hay en el mercado, la más cara, la más nutritiva, la que pone el pelo más brillante y yo mientras usando champú de marca blanca del Mercadona, que debe de estar hecho con lo que sobra de hacer la comida de mi cachorro.

Casualmente, a la que iba el otro día al punto limpio a tirar todo aquello que no me sirve para nada y es susceptible de matar a Galleta (por ejemplo, una mesa), encontré un almacén que distribuye a tiendas de animales.

Entré en trance al ver la inmensa variedad de cacharritos para mascotas... no solo camas (pero camas de las de cuatro patas, ojo), sino vestimenta para cóctail, trajes de trabajo para el cachorro, juguetes, pasta y cepillo de dientes (¿?), millones de huesos para roer, collares con todo tipo de insignias y adornos de los más variopintos (desde banderas con aguiluchos al sempiterno lazo rosa)...

Tardé aproximadamente 2 minutos en salir despavorida con mis 15 kilos de alimento (despavorida pero lentamente, eso sí, que correr con 15 kilos de algo bajo el brazo es harto complicado). Vale que malcríe a Galleta, que lo haré, pero me parece francamente obsceno gastarme una pasta en una cazadora de cuero con tachuelas para el animalito...

Y por lo demás ya empiezo a tener las pesadillas típicas de madre primeriza: ¿Lo educaré bien? ¿Será un buen perro? ¿Y si le pasa algo mientras lo dejo solo? ¿Y si resulta que crío a un perro que se convierte en un asesino en masa? ¿Y si muta en el perro de la peli de La Profecía?¿Y si no se parece nada al de la foto y resulta ser un caniche? ¿Y si...?

lunes, enero 26, 2009

Galleta

El viernes 30 de enero la unidad familiar de La Mujer Tirita se ampliará con un nuevo miembro de nombre Galleta y con la siguiente apariencia:



De la apariencia que tendrá dentro de dos años, no podemos hablar, porque lo mismo muta en un señor pescadero con bigote, que es lo que tiene no ser de una raza definida...

lunes, enero 19, 2009

Confusión

Accidentalmente veo "Un perro llamado Beethoven". En el momento en que la perraza se junta con el perro de expresión idiotizada, antes de que pueda darme cuenta, me tiembla el mentón, todas las meninges se escurren por mi tabique nasal y de mis cuencas oculares comienzan a caer lágrimas de emoción. Muchas.

Pero, pero... ¿Tiri? ¿Qué te está pasando? Intento salir de esta confusión... Va a ser que "me van a venir los pintores" (eufemismo cosladeño para citar la "menstruación") ¡Que es "Un perro llamado Beethoven"! Que sólo se puede llorar de aturdimiento... Me golpeo a ver si así tengo algún motivo para llorar, como diría mi madre, pero no hay manera. No me entiendo, las mujeres están locas y... y... no me entiendo...


¡¡Oh!! Sí. El monstruo se está desperezando... ¿Será el instinto maternal? ¿Será la represión constante en la que vivo para no dejar aflorar la sanas y naturales ganas de matar que la sociedad ve con tan malos ojos? ¿Será que me estoy haciendo mayor?

¡¡Oh!! Sí. Me hago mayor. Otra prueba más de ello es que antes ecuchaba a The Beatles y a Talking Heads y ahora tengo la necesidad de escuchar lo último, que pasa por un grupo de Pernambuco que toca instrumentos de plastilina y suenan (como no) a Franz Ferdinand... sé que a este paso, acabaré escuchando a Parchís para intentar sentirme más joven.

¡¡Oh!! Sí.


martes, enero 13, 2009

A riquirriquirriqui

Mi vida tiene hoy como banda sonora un rascar de cucharilla en botella de Anís del Mono.

A riquirriquirriqui A riquirriquirriqui A riquirriquirriqui

Hoy mi vida es una chirigota.

El viernes me quedé sitiada en la oficina por la nieve y en ese momento se materializó mi peor pesadilla: quedarme atrapada un viernes en el trabajo.

Hoy miro por la ventana y veo nevar otra vez, pero me he dado cuenta que me da lo mismo quedarme sitiada en la oficina que irme a casa y llevarme el trabajo como hice el viernes, el sábado, el domingo y ayer lunes, día en que mi jornada laboral acabó a las cinco de la mañana. Sí señores, porque una es "mu brutica" y cuando se pone a trabajar es capaz de cualquier cosa, incluso de trabajar.

Pero al menos ahora puedo quedarme sitiada y postear, o limarme las uñas, o... o... incluso seguir trabajando como un bestia parda ¿Y "pa" qué? Pues pagar mi devaluado pisín y el pollo que me alimenta.

¿Y qué quiero decir con este post? Que me muero porque lleguen las vacaciones de verano esperando irme este año a algún sitio donde con 100 euros seas la reina y donde no haya chubascos, ni borrascas, ni riadas, ni icebergs. Me muero por levantarme sin pensar en todas las cosas que tengo que hacer en la oficina, ni sentir los domingos a las 19:07 que mi estómago se hace un ovillito sabiendo la semana que le espera. Me muero por levantarme una mañana y poder darme una vuelta en bici sin volver a casa pensando en que la solución a todo, incluído al frio de mi barrio, que parece la estepa siberiana, es la amputación de alguno de mis miembros. Y sobre todo, lo que quiero decir son este post es... "Buenos días".

A riquiriquiriqui A riquiriquiriqui A riquiriquiriqui

jueves, enero 08, 2009

Mamá Tirita 2.0

Efectivamente: Dios no existe.

Ring, ring, ring.

- ¡¡QUE SOY YO!!

Es la voz de Mamá Tirita, inconfundible y en un tono de voz 115 puntos por encima de lo soportable para cualquier ser vivo. Siempre grita cuando habla por teléfono, cuando habla con extranjeros (o gente con un nombre que le parezca extranjero, por ejemplo Jessica), cuando habla con menores de 13 años y cuando compra melones.

- ¿Qué tal mamá? Por favor, no grites.
- ME HA VUELTO A PASAR... LO DE LA TELE. Y YO NO GRITO, QUE TE OIGO PERFECTAMENTE.

(¿?)

- ¿Y qué te ha vuelto a pasar?

Opto por alejarme el teléfono de la oreja.

- Pues ya se ha roto la tele otra vez... resulta que cuando le doy al botón del Teletexto del mando del vídeo (léase DVD con TDT) la tele se ve "mu" mal...
- ¿A qué botón le estás dando?
- Pues al del Teletexto ¡qué tontería!
- Ya, pero ¿cómo es el botón?
- Rojo. Redondo y grande.
- Ese es el botón de apagar el TDT...
- ¿El qué?
- El vídeo, mamá... el vídeo.
- ¡Ah!

Buses ateos (o no)

¡¡Ains!! ¡¡Ains!! ¡¡Ains!! ¡¡Ains!!

Escucho las noticias en la ducha y junto a la ya cansina frase "Estas rebajas van a ser espectaculares" (¿?), anuncian que un "Dos autobuses de Barcelona lucirán desde el lunes publicidad ateísta".

Esta inicitiva parte de la "Unión de Ateos y Librepensadores" y "Ateus de Catalunya".

Lo que más me llama la atención es el lema, que dice así "Probablemente Dios no existe". Pero vamos a ver... ¿somos ateos o no somos ateos? supongo que ante la posibilidad de que los linchen publicamente han intentado suavizar un poco la campaña, pero dónde vamos a llegar si ni tan siquiera los ateos tienen firmes convicciones ¡Por Dios! (nunca mejor dicho). Yo, como atea y apóstata declarada, viendo lo visto, reniego y ni siquiera me declaro atea, me declaro...ummmmm.... ¡¿¡Inocente!?!

Propongamos lemas para los autobuses de nuestras ciudades siguiendo la sintaxis y la filosofía del dichoso lema: "Probablemente, El Infierno no existe" (pero tenemos las rebajas, añado yo).

miércoles, enero 07, 2009

Consejera delegada

Hace poco leía algo sobre "toma de deciciones" y pensé en cuándo fue la primera vez en que tomé una decisión, es decir, no si "nata" o "vainilla", sino una decisión "decisiva".

Pensé en cuando terminé el instituto. Yo quería hacer un FP de Imagen y Sonido (sí, así es), y Mamá Tirita me "aconsejó": "tu vas a la universidad porque yo lo digo y si no, te llevo a pescozones a que te matricules".

Con ésta premisa y una miserable nota del 5,8 me puse a elegir carrera y el primer favor que me hizo la vida fue darme pocas opciones, porque si hubiese tenido una nota alta aún estaría pensando qué hacer.

¿Fue una decisión "decisiva"? Pues no. No creo que hubiese sido más o menos feliz si hubiese hecho cualquier otra cosa.


Ahora lo pienso y me resultó fácil gracias a los sabios "consejos" de mi amada madre.

Consejos que duelen. Mucho.

 
ecoestadistica.com