« Home | Cujo » | Cucu » | Habemus cuenta en Facebook » | Él nunca lo haría » | EL ERROR tipográfico » | Ta-Chán » | La cosa » | Intenné » | Por fin vuelvo... » | Fruco »

Once upon a time...

Me he pasado el fin de semana de canguro de mi sobrina.

Casi 3 años de tirabuzones.

Me he dado cuenta de mis habilidades y mis enormes carencias. Por ejemplo, confundo todo el rato un cuento con otro, de tal modo que tras 35 minutos de película de La Bella Durmiente, desistí de esperar la aparición de los 7 enanitos.

Por otro lado, jamás pensé que podría tener habilidad para contar cuentos. Realmente no la tengo, pero a mi sobrina le encanta oír que Aladino era un chico muy pobre que vivía en Fuenlabrada y que se encontró con un señor con bigote que vendía artículos robados, que le dio un billete de 20 euros e hizo muy feliz a Aladino, que ese día se pudo merendar un bocadillo de chorizo.
Mi sobrina me mira absolutamente absorta mientras Aladino frota la lámpara del Ikea y aparece un genio, que en realidad es el responsable de Atención al Cliente, así que después de esperar una cola de 45 minutos, Aladino pide al “genio” un plato de macarrones con tomate y un iPod.

¿Y por qué no? Si en todos los cuentos, en la página 2 muere alguien para ir acostumbrando a los niños a conceptos como la muerte, por qué no irles acostumbrando a conceptos como el “dolor”, la “impotencia que te provoca Telefónica y/o Renfe”, “desesperación”…
Hoy, ya con los padres en casa, mi querida sobrina no hacía más que pedir el cuento de Aladino.
Mi hermano se lo cuenta así, a pelo, sin actualizar, introduciendo palabras como “palacio” en vez de “chalete”, o "sultán" en lugar de “director de banco”. Mi sobrina le mira con el entrecejo arrugado.

Papá… no… Aladino no quiere un palacio, Aladino quiere un coche "decapotable"… y mi hermano me mira de reojo sin atreverse a preguntar...

21 voces discordantes

Apoyo tu doctrina pedagógica sin ninguna duda.

Los Hermanos Grimm ya son pasto del moho.

Aún recuerdo el mago de la luz verde, o la hormi-chica de las bragas sucias... esos cuentos "original" de mi hormi-padre son tremendos jajaja. No se si pedagógicamente son adecuados, pero me reía un montón.

creo.que.si.me.hubiesen.contado
así.las.historias.
hubiese.entendido.rapidito
como.funciona.el.mundo...

pero.como.no... a.tropezones.por.la.vida.. no.más
xD



saludos.tiri!
PD: ha.sido.de.locos.por.acá...
así.que.cuando.me.dejen.libre.
te.envio.el.regalito.chileno =)

Buena iniciativa, aunque quizá yo le daría un añito más para andar por la inopia, ¿no? Ya tendrá tiempo de reencontrarse con El ladino y los cuarenta criminales... ¿o eran ladrones?
Uf, ya ni me acuerdo ;D

Besines!

Di que sí..yo también les contaba cuentos a mi manera..aunque lo peor era lo que les cantaba para dormir...entre que no me sabia ninguna canción infantil y no me acuerdo de lo que he cantado 2 minutos antes salían unas cosas de raras..pero a ellas le encantaba...

Mil besos guapa

Lo veo venir: el regalo de Reyes será su primera Baby Orgasmius, la muñeca que llora cuando le quitas el consolador y hace pis y caca... sobre Ken Boy, el sumiso que llora cuando le quitas el collar de pinchos o lo sacas de la jaula.

Mus

Estaba entre eso y el Gusiluz...

¿Un Gusiluz? ¡Qué linda aberración para la nena!

Mus

Supongo que el final del cuento terminaría con el divorcio de Aladino y Yasmín por diferencias irreconciliables, y por supuesto ella sería como la Barbie divorciada: con el coche de Ken, la casa de Ken, la cuenta corriente de Ken...

Lo tuyo sí que es saber adaptar un clásico a los tiempos modernos.
Besos!

Me gusta, una forma de prepararlos sin alterar la valiosa y efímera imaginación infantil que perdemos a tan corta edad.
Me gusta lo que escribes.
Saludos ;)

Pienso hacer lo mismo con mi nieto.

Di que sí... hay que prepararlos para la vida que les espera :)

jooooooooooooooooooooo

¿nos cuentas el cuento completo de aladino????????

porfa????????? porfa???????????

Eres una crack, los cuentos hay que desmitificarlos que luego llegan a la vida real y los principes son siempre ranas jeje

Yo quería mantenerme al margen, pero... una vecina capillita muy amiga de su madre ha metido a mi sobrina en la Cofradía de la Borriquita. Y ahí ya sí que no. Si queremos jugar sucio, juguemos sucio. Hagámonos daño.

No vean Ustedes como juega al póker mi sobrina de nueve años. "Falorero" me dice, y dobla mi apuesta. La condenada.

Mis hijos me piden no cuentos, sino canciones... "mamá, canta la canción de eso" y eso es una puerta normal y corriente... "mamá canta la canción de chafando huevos" esta es la que canto cuando voy con el tiempo a-pu-ra-dí-si-mo y el resto de conductores se piensan que estamos en el país de la lentitud... "mamá canta la canción del bicho azul" y yo no tengo ni idea de a qué bicho se refiere...

toda la onda, es tu hermano que no entiende nada de modernizacion! :P
me causo lo de telefonica jaja triste pero cierto. saludos!

di que si! por que no hay nada más cruel que contarle a un niño los cuentos tradicionales, el de la cerillera por ejemplo: en la pag 2 a la pobre niña se le habia muerto el padre, la madre, el hermano y la abuela y con 5 años tenia que vender cerillas en el pasi más gélido del mundo! venga ya! mejor esta nuevas versiones! nunca me quedó claro quien le hacia la comida a la niña.

asi les vamos enseñando la cruda realida, eh! que se ahorrarán una pasta en psicólogos!
besos
www.princesaydivina.com

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

jajaja..., es el mejor cuento que he leido.
Ahora que llega Navidad, tendrias que actualizarle el origen de estas fiestas.

Claro que sí!! Hay que adaptar los cuentos a los tiempos modernos...jeje Me gusta lo que escribes, muy auténtico. besos

Publicar un comentario en la entrada

 
ecoestadistica.com