« Home | EL ERROR tipográfico » | Ta-Chán » | La cosa » | Intenné » | Por fin vuelvo... » | Fruco » | Prevalencia de la estulticia en la empresa en la q... » | Más de lo mismo » | Lo que se liga con perro... » | Manila »

Él nunca lo haría

Desde que Galleta ya no lloriquea cuando tiene que caminar más de dos kilómetros, he cogido la sana costumbre de salir con cierta frecuencia al campo. Me voy sola a pesar de que la mayor parte de la gente cree que caminar sola por el campo es MUY peligroso y es poner en evidencia que eres una persona triste y solitaria.
En mi caso, lo que pone en evidencia es que mis amistades son una pandilla de vagos (desde el cariño).

Así, ayer cogí a Galleta y un bocata de jamón y me marché a la sierra de Madrid, a coronar una pequeña montaña.
Galleta disfruta mucho en el campo, dedicando sus esfuerzos a la caza menor (léase saltamontes, lagartijas y hierbas) mientras yo me voy dejando los pulmones en cada pasito. Vamos, una imagen de lo más bucólica. Sin embargo, ayer se dio una situación ciertamente estresante.

Caminábamos ambas dos ladera arriba cuando, torciendo una curva, nos encontramos con unas 117 terneras que pastaban tranquilamente en un prado. Yo, conociendo a mi bestia, procedo a ponerle la correa y ella, notándose bajo mi protección (todo el mundo sabe que soy el terror de las vacas) se crece y se convierte en Cujo.

Sé que las vacas son de naturaleza tranquila y que lo más que hacen es mirar con esos grandes ojos de huevo. Sin embargo hay que contar con el factor imprevisible del concepto “cachorro”.
No conozco a un solo cachorro de ser vivo que no se pueda considerar temerario.

De repente de entre las 117 vacas, una ternerita blanca, despeluchada y con unos tímidos cuernecillos (del tamaño de mi brazo) se levanta y decide que hemos de ser considerados seres muy peligrosos, de tal modo que al grito de “mu” se lanza en pos de nosotros.
Yo no soy especialmente miedosa con los bichos, siempre y cuando no pesen dos toneladas, así que, sí, me inunda el terror y al grito de “¡Corre Galleta, por tu padre!”, comienzo a correr emulando a Fermín Cacho.

Nuca creí que fuese capaz de saltar vallas mientras arrastro a un bicho de 32 kilos, es increíble la fortaleza que saca el ser humano cuando es perseguido por una ternera asesina.
A todo esto, Galleta lo único que debía de pensar mientras miraba a la vaca es “¡Oh! Qué gran culo para olisquear…” porque ladraba con curiosidad mientras movía el rabo a una velocidad de vértigo. Estoy segura de que si la hubiese soltado, hubiese sido capaz de robarme el bocadillo para llevárselo a la ternerita como invitación a jugar.

Efectivamente varias horas después pude comprobar con mis propios ojos cómo Galleta corría alrededor de una vaca llevando entre sus fauces un palo con la sana intención de jugar. En esos momentos, si pudiese me haría un corte de mangas, lo sé. Últimamente me acuerdo mucho del anuncio ese de “Él nunca lo haría”, pues bien… Galleta sí lo haría.

15 voces discordantes

Bueno, Tirita, tú procura centrarte el el día de campo; un día agradable, fresco, apacible en extremo, una sana carrera de obstáculos...

Mejor imposible, ¿no?

Saludos.

Si es que... la montaña es un lugar sano donde los haya, salud, brisa, deportes de riesgo...

Yo también soy aficionada a pillar a mi perro e irme por ahí a ver mundo, me pasa como a ti, la gente de mi entorno son todos unos perracos!!!

Acabo de llegar a tu blog y me parece muy interesante!!! voy a cotillear un poco ;)

Pues yo me encuentro con un montón de vacas y un perro con ganas de comérselas y me muero en el acto.
Eres super valiente.

que linda galleta!!! deberia conocer a ania no sabes lo q se divertirian las bichas.
no hay foto de galleta ultimamente???? pliiiis, quiero verla!

Tengo perra y me he puesto en tu piel. Yo me las he visto con mi bestia en situaciones parecidas pero no hubiera sido capaz de describirlas de una forma tan divertida y amena. Me he reido tanto que le he leido tu entrada a mi santo. Debo señalar que a mi perra le entusiasma la palabra "galleta" y que ha creido que ya era hora de cenar...
Enhorabuena por la entrada
Cas

Toda una carrera la que te mandaste, aunque claro, con una ternera asesina detras, hasta seria capaz de romper un record. Yo tambien tengo perra, una poodle lo menos amenazante que puede existir y asi y todo le da por ladrarle a perros dos o tres veces mas grandes que ella; si sera suicida...

También yo soy de las que coge al perro y se va al campo sin planearlo. Con lo que nos encontramos una de las veces fue con un jabalí un poco cabreado... ¿Crees que mi perro me defendió como mandan los cánones perrunos? No! Salió corriendo como alma que lleva el diablo.
P'a habernos matao.

Yo una vez me vi en una parecida, pero con un par de burros.

Una barrera, los burros a un lado, yo al otro y mi perro de un lado al otro, ladrando y provocando a los burros.

La conclusión fue que uno de los burros se lió a correr detrás de mi perro, mientras que él, con cara de feliz, parecía un niño diciendo "a que no me pillas!!".

Y daba igual que me desgañitara berreando desde la barrera. Cuando el burro se cansó (no sé quien era más burro de los tres) se terminó el juego y seguimos con el paseo.

A veces me gustaría ser civilizada como los animales.

En una edad temprana, unos 7 años, una ternerita me pesiguió pues yo le hice una pedorreta (prrrr), corri hasta mi progenitor en solitario, luego corrimos los dos juntos.
Aún lo sueño.

Jejeje.. lo que me he reido...donde yo paseo a mi perro (que es un mini perro pero se cree que es grande como un toro) hay un señor que deja sueltas a sus cabras...y las jodías corren mucho...me temo que yo y mi señor culo corremos menos...y luego duele...aunque no se si más el orgullo o la cogida...y mientras mi perro feliz como una perdiz desde abajo del monte..es un pequeño mamón...

Mil besos

Hola Wendy:
Por lo que leo, excitante, original y lúdico dia campestre, y es que los perros no suelen pedir permiso a sus amos ( y amas )a la hora de entablar amistad con personas, animales, plantas...o vacas.
Pero bueno, por lo menos no llovia, y seguro que el bocata de jamon, (si no se te atragantó por tantas peripecias sufridas), estaba riquísimo... hay que ser optimista frenta a la adversidad.
Por cierto, ¿¿¿ Has probado a pasar un dia de playa con el mejor amigo de las vacas ???....bueno...mejor que no, ya estoy viendo a Galletas retozando alegremente con un palo en el agua...en un mar infestado de tiburones blancos, con dientes del tamaño de tu brazo...en fin.
Casi se me olvida decirte lo mas importante...me he reido leyendo tu artículo... una vez mas, lo has conseguido, arrancarnos una sonrisa a tu legión de lectores , sigues en forma y yo me alegro por ello...con afecto desde el Norte:
ROSIO JUNIOR

32kg?? que le das de comer a galleta. ¿pienso iraní enriquecido?

Jeee, je, jeee...

No hay quien pueda con Usted, Tirita.

Menos mal que era una vaquita, te llega a perseguir dos coyotes mutantes y nos quedamos sin Tirita ni Galleta.

Publicar un comentario en la entrada

 
ecoestadistica.com