miércoles, diciembre 24, 2008

Feliz Navidad

Bueno, ha llegado el momento: esta noche es Noche Buena.

Espero que todos lo paséis muy bien y que cenéis hasta perder el conocimiento y que cantéis villancicos y veaís los programas de la tele, todos producidos por Jose Luis Moreno.

Yo, por mi parte, cenaré con mi señora madre que ha cocinado para los Cien Mil Hijos de San Luis y discutiremos sobre la importancia de los tapetes de ganchillo en la mesa camilla y su evolución desde el siglo XVI.

FELIZ NAVIDAD

lunes, diciembre 22, 2008

De viaje

¡Hale! Seguidme, que hoy estoy aquí.

jueves, diciembre 18, 2008

Post anual: "Odio las navidades" - 2008

Uno de los hitos que marcan el comienzo de la Navidad es el último día de cole de los niños, día en que anda todo el mundo revolucionado repartiendo pastorcillos por los colegios.

Como a todos los padres, a los de mi sobrina, les habían pedido que vistiesen a la niña de algún motivo navideño, y ellos, laicos y modernos que son, han decidido "tunear" a la niña de china, que como todo el mundo sabe, es un motivo muy navideño, porque ¿quién no tiene un chinito colgado del árbol? ¿eh?

Y así se lo hacían saber a la abuela de la criaturica, es decir, a Mamá-Tirita que no cabía en sí de la sorpresa.

- Pero... al menos le pondréis una mochila ¿no?
- ¿Para qué?
- Para que parezca un pastorcillo...


Y yo pensaba en China y en si todos los chinos con mochila le parecerían a mi progenie pastorcillos, porque es sabido por la humanidad entera que lo que le hace a uno pastor no es son las ovejas... no, son las mochilas.

Esto me ha recordado a mi traumática infancia, cuando todos los niños de mi cole iban vestidos con el tradicional disfraz de superman o de princesa (no había más alternativa) y yo, pobre de mí, iba con mi traje regional de lagarterana obrera, sin ni tan siquiera lentejuelas o abalorios.

Todas las niñas me preguntaban de qué iba vestida y yo no supe la respuesta hasta los diecisiete años, momento en que vi una foto mía con el susodicho traje y cara de estar chupando limones (muchos). A día de hoy, aún no hemos aclarado ese empeño de mi madre de vestirme de oriunda de Lagartera, región con la que no tenemos absolutamente ninguna relación...

domingo, diciembre 14, 2008

Preguntas sin respuesta



Y hablando de buenas preguntas, como las de mi familia, ninguna:

- Ayer estuve en un japonés cenando...
- ¿Pero no te da miedo comer pescado crudo y coger el "Anasagasti"?


Ciertamente da miedito, sí.

sábado, diciembre 13, 2008

Banana Caramel Hit

La vida es desconcertante.

La nieve me sorprende esta mañana en el momento en que decido salir de casa con la bici.

También me sorprendo cuando, al sacar de la bolsa los libros comprados ayer para mis sobrinos por navidad, encuentro una carta del Häagen Dasz, recuerdo de la visita que hice ayer al establecimiento.

Soprendente será para mi profesora de la Escuela Oficial de Idiomas el hecho de que me haya dejado los deberes calzando una mesa en un bar. Mucho más creíble eso de "se los ha comido mi perro"... incluso "se los ha comido mi madre".

Y soprendidos los congéneres con los que coincidí en la exposicion de Star Wars al oirme preguntar "¿Quien es este bicho peludo?".

Sin embargo no me sorprende ver el último video de OBK en las noticias de las 15:00 de Antena 3, ni que la reportera se parezca a Letizia Ortiz, al igual que el resto de presentadoras de las noticias. Para que luego digan que el físico no influye a la hora de encontrar trabajo...

martes, diciembre 09, 2008

La verdad sobre el caso Tirita

Aprovecho un comentario de un comentarista (o "una", que la red y la globalización nos deja completamente asexuaditos) para hacer un post, lo cual ya, en sí mismo, es la respuesta a la pregunta que me deja.

¿No te cansas de ser ocurrente?
Respuesta: SÍ.


Me canso de ser ocurrente, de trabajar, de madrugar y de tener que soportar a idiotas que me dar órdenes absurdas como "calcúlame el 9 % de 137".

El blog nació como un acto masturbativo de mi ego. Un quiero y no puedo. Un reflejo de todo aquello que, en general, me parecía patético, bochornoso, aberrante y, a veces, porqué no, gracioso. También un "¡Oh! ¡Qué interesante soy, mira a qué conciertos y exposiciones voy!", pero esto duró poco, la verdad, que es muy cansado hacerse la interesante cuando en la penumbra de mi salón, suena Carlos Cano y/o veo Sexy Money.

Reconozco que, gracias al blog, conseguí engañar a unos cuantos incautos que cayeron en mis redes amatorias, por lo que puedo decir que ya he amortizado todas las desvergüenzas contadas en este cacharrito.

Siempre digo que yo no soy de natural gracioso. Es más, tengo mala leche, muy mala leche y eso es lo que hace que escriba en un blog, el sarcasmo, la ironía y la mala baba, no mi estupendo sentido del humor, del que prácticamente carezco.

La mala leche unida a mi carácter cobarde, hace que en vez de ir gritando a los viejecitos que me increpan por ir por el carril bici con la bici (¿?), hace que vuelque aquí mi venganza y mi ira reprimida.

Estoy convencida de que si no fuese por el blog, iría por Madrid enfrentándome a todos los porteros de discoteca en un intento de suicidio involuntario.

De hecho, ni siquiera intento ser graciosa, ya no. Al principio es muy fácil vivir de las anécdotas, pero dos años después ya no quedan anécdotas que contar y no tengo tiempo de leer el Libertad Digital y comentar noticias jocosas.

Es muy difícil hacer que tu día a día sea “sencillamente” entretenido: nada más complicado.

De todos modos, muchas gracias a los que estáis al otro lado soportando mis tonterías en vez de estar leyendo "Así habló Zaratustra", que me parece mucho más divertido de leer que éste, mi ombligo. BESOS MIL.

jueves, diciembre 04, 2008

El bulto sospechoso

Esta mañana me he detectado un bulto en una axila.

Mientras me dirigía a la oficina, iba yo quitándole hierro al asunto diciéndome a mi misma, que no pasaba nada, que seguro que era un vulgar golondrino, que total soy muy joven... y así hasta llegar a la conclusión de que padecía un cancer cerebral "metastaseado" en mi axila.

Todo esto me ha llevado a reflexionar acerca del hecho de que me parezco cada vez más a mi madre, que le quita hierro a todo... para ponerle plomo.

Finalmente, he ido a mi médico de cabecera para consultarle mis cuitas y he salido de la consulta mucho más tranquila y con una dieta, así que supongo que la estrategia es matar a mi bulto de hambre.

Dos apuntes: lo absurdo del término "golondrino" para una dolencia/lesión y de "medico de cabecera".

miércoles, diciembre 03, 2008

El trabajo en los tiempos del cólera

Ayer encontré una oferta de trabajo en la que pedían un Diplomado en Biblioteconomía y Documentación para un puesto de Nutricionista. Que yo sabía que mi carrera era algo poco específico, pero no tanto ¡oiga! Que para mi, las aceitunas no engordan porque son verdes...

Estoy esperando a que salga una beca para el puesto de Director General del Banco Santander (un poner), que todo llegará...

lunes, diciembre 01, 2008

Foals

Entre mi persona y los actuales adolescentes se ha abierto un enorme y ancho abismo.

Ayer estuve en el concierto de Foals y, como es habitual en las salas de conciertos, el aforo se superaba por unos cientos de personas. Me río yo del cierre de las salas... más tenían que cerrar a ver si abren cumpliendo la normativa de una puñetera vez.

Si a eso le unimos que había una audiencia con una media de edad de 19, el concierto se convirtió en un infierno. Infierno por el calor y el mal olor. Infierno por esa actitud que supongo yo gasté en mi día, de "tu soportas mi insolencia", "tu soportas que yo impida respirar" y "tú soportas que yo te empuje" todo ello "porque yo lo valgo".

Pues sí, de repente una pandilla de jovenzuelos me atacaron: dejé de tocar el suelo y de respirar para ser arrastrada entre una marabunta de pechos y espaldas imberbes.

Y es que yo mido 1,58 mts. y para mí, que dos mancebos de 1,70 me hagan un sandwich, significa una lipotimia segura.

También tengo que decir que si esto me lo hacen dos tipos estupendos de 40 años, me pongo igualmente de mala leche. ME DA LO MISMO. No me gusta pasar miedo.

La frase que mejor describía la situación fue la de él al terminar el evento: "creo que me han violado".

Mi nivel de tolerancia es cero. En eso es en lo que me estoy haciendo mayor.

 
ecoestadistica.com