viernes, agosto 08, 2008

Y ya.

Cansada. Renqueante. Apática por el calor y por los numerosos ombligos que sólo me hablan para contarme desgracias sin preguntar después. Celosa de mí misma. Cansada.

En fin, que estoy en modo "me la suda" y "que sea diplomática tu prima". Esto me hace gritar (literalmente) cuando veo dos anuncios en la televisión que me tienen especialmente escandalizada.

Este:



Que me da otra razón más para hacerme la ligadura de trompas y desear con todas mis fuerzas no ser madre, condescendiente, mujer y gilipollas, todo junto.

Y este... este es la leche.



Entra la chica en la heladería, que es tranquila, limpia, silenciosa e, incluso, ELEGANTE. El vendedor es amable. El vendedor es atractivo. El vendedor está cobrando 300 euros al mes, tiene 32 años, curra vendiendo helados y atiende blindado en una sonrisa estupenda, por lo que puedo deducir que este chico es hijo del la señora del anuncio de Ausonia.

 
ecoestadistica.com