« Home | La edad no es una cuestión mental. » | El asombroso viaje de Pomponio Flato » | Björk » | Muerte por fervor » | La bollería de Proust » | Soy moderna. » | Ñeeeeeeeeeeeeeeee » | Aura golfa » | La Leche. » | El derecho a voto/veto »

Una y no más

Siempre he pensado que la familia es una parte importante en la vida de toda persona, para bien o para mal. Lo mantengo porque la mejor prueba que tengo es que la fe cristiana de mi señora madre me hizo apóstata.

Hoy, hemos pasado el día en Toledo en familia. TODA la familia.

Nos citamos a las diez de la mañana porque hemos quedado a comer en Toledo y como seguimos con el chip de cuando se viajaba en carromato, pues ¡ea! madruguemos.

Salimos de Madrid en la tanqueta. La señora conductora, acostumbrada a los coches con holgura en el volante, agarra el mismo como si sufriese un avanzado parkinson, por lo que a los siete minutos, quiero vomitar.

Aguanto hasta Toledo estoicamente con Radiolé a volumen "jubilado", es decir, lo suficientemente alto como parecer que los Camela, van en el maletero.

Durante el viaje discutimos sobre el problema del agua en Barcelona y llegamos a la conclusión de que el Ebro no pasa por Guadalajara (¿?).

Nos perdemos varias veces y ante la duda, lo mejor que se le ocurre a la señora conductora es pisar el freno y clavarnos en medio de un carril de deceleración de la N-IV lo que hace que se me olviden las ganas de vomitar y centrarme en los dos ataques de pánico que sufro en los siguientes tres minutos.

El resto del día pasa entre bebés y niños de dos años que son lanzados por Mamá-Tirita contra el sofá mientras toda la familia se asombra de que todos los hijos de esta señora de pelo rosa (sí, rosa como la Pantera) hayamos sobrevivido. Los niños disfrutan con el lanzamiento y rebote en el sofá a pesar de que ruedan por el suelo como croquetas y los padres tienen miedo. Mucho miedo.

Mi prima, reina de las fiestas en 1998, está muy angustiada porque no tiene un cuarto para la plancha.

Echo cuentas y en mi casa hay un total de dos (2) lámparas.

Hablan de mi futuro y las mejores opciones. A saber: inseminación, adopción, ligadura de trompas (esta soy yo) y una Termomix.

Después de coger a un bebé de un mes que casi descoyunto, nos decidimos por la Termomix.

Me vuelvo de Toledo con un cartón de huevos de dos yemas y un conejo muerto y congelado con piel y todo.

Ahora mi nevera parece un depósito de cadáveres y no sé que hacer con ese pobre bicho peludo y con orejas que me mira con ojos vidriosos desde la segunda balda de mi refrigerador.

31 voces discordantes

Madre mía, parece una historia de terror XD

Después de descongelarlo puedes hacer 4 llaveros de pata de bicho peludo y con orejas.

¡Yo te pelo el conejo, Tiri!

Vale... la culpa es mía...
¡¡Cochino!!

Hostias, lo que dije, ¡perdona! :(

Lo que quería decir es que te desuello el conejo.

que se me da bien, vaya, y enseguida le quito los ojos vidriosos.

Y buenos días. :)

Qué grande eres, cásate conmigo, nos compraremos un bulldog y le cerraremos la boca a tu familia diciendo que bastantes babas limpiamos ya.

Vale.
Eres un replicante y no necesitas dormir... ¿He acertao?

Vale, Randy.
Sólo si sacas el cadaver de mi nevera...

joder... no pasa el ebro por guadalajara... pues menudo disgustooooo....
joder, viendo el avatar de randy, lo mismo acabas en la nevera tú....

nos dias... lunesssssssss!!!!!

No hay problema, le lleva al carnicero a que termine la faena y luego se cocina con arroz, aunque por otro lado después de verlo con su pelito y sus ojillos va a dar repelús...
Aunque seguro que está rico...

Solo falta que el conejo se despierte por las noches y se pasee cual zombie por la casa y ya tienes una historia de miedo.

Después de leer lo de tu familia ya no estoy agobiada porque mi madre venga a pasar una semana a mi minipiso. Eso sí, yo SÍ tengo cuarto de plancha, lo que pasa es que el mismo que el comedor, salón, cuarto para el tendedero cuando llueve, dormitorio de invitados y sala de juegos de minibere.

Gracias, una vez más, por hacerme sentir mejor. Mamá, veeeeen que tú al menos sólo me llamas gorda y vaga pero no insistes en que me insemine!!

jejejeje

me gusta mucho como escribes! te enlace ahora mismo!

acabas de ganar un lector!


Saludos!

http://tengoaroma.wordpress.com/

Pues mira, me alegro de no haber ganado el apartamento en Torrevieja, que tal y como está el tema...

Buena buena buena la historia de tú familia,me he reido un monton tienes arte si señor.

¿Toledo? ¿niños arrojados a un sofá? ¿conejo congelado? ¿huevos de dos yemas?
Y, lo más impactante... ¿termomix? ¿TU?
Tiri, aguanta!

yo estas navidades llegué a una conclusión....a veces (siempre) es mejor echar de menos a la familia que estar con ellos

y lo de una y no más.....jem...

Parece una peli de Berlanga, jajaj, me he reído mucho. ¿ Te han pelado ya el conejo? O quieres presenciar su proceso de descomposición?

Se lo voy a regalar a mi querido hermano... que se hace el machito con mucha frecuencia...

casi me muero de la risa...un diez!!!

Bueno... lo de la Thermomix tiene ventajas adicionales. Dadas las dimensiones de TiriHaus, es muy probable que si la compras no entre en la casa ni un familiar (por falta de tamaño). ¿No?.
Ah, la familia. Qué encanto.

Jajajaja!!! aún me estoy riendo... hacía un montón que no te leía y había casi olvidado los buenos ratos que me haces pasar. Gracias!

Lo del conejo... pobre,... es un rollo desollarlos y una acción imposible hacerlo sin ponerlo todo perdido de sangre,... le mejor que puedes hacer es pedir ayuda a alguien experimentado, o en caso imposible... llevarlo al carnicero de confianza a ver si te hace el favor.

Lo de los niños contra el sofá es de película.
Y yo también me decido por la termomix, lo tengo clarísimo.

Un abrazo!

El conejo lo puedes disecar, rellenar y dejarlo como uno de peluche.Y luego hablar con él, lo mismo te da buenos consejos como Mr Floppy

dios eso si que era un conejo... mr. floppy... qué grande, y frank sinatra en la cabecera... ay drewwwwwwwwwwwwwwwwwwww!!!!

vale, ya lo dejo... yo soy más de pato... el de pocoyó... qué se le va a hacer...

Con mi familia me pasa como a Evelyn Waugh: Gracias a Dios que apenas los veo, salvo en las vacaciones.

Y conste que un conejo se pela fácil.

m madre tb nos tiraba contra el sofá. Recuerdo que competíamos a ver quien rebotaba más

Jeje, me encantó tu relato familiar (me estoy haciendo fan de tu madre a medida que te leo) yo pensé en una peli de Buñuel más que de Berlanga mientras leía xD y bueno finalmente conejo y todo no podrás negar que te lo pasaste pipa ¿eh?.

sigo husmeando, a ver si me encuentro otra historia familiar.

besotes,
Mary! ;)

Jajajajajaja... me encanta tu forma de contar las cosas!

Tiene pinta de haber sido divertida (o por lo menos curiosa) esa reunión familiar...

Un saludo!

Publicar un comentario en la entrada

 
ecoestadistica.com