jueves, diciembre 20, 2007

Europa del este (o del otro)

Jose Luis Moreno es atacado por una banda de Europa del este.

Yo, instantaneamente pienso en Vader y luego, me despierto.

Sale en la televisión una conmocionada vecina y su visón. Está fatal, angustiada, horriblemente trastornada porque ella vive sola con la señora que "le sirve"

Pues muy bien, señora: es estupendo que todos los delincuentes de España sepan que usted vive sola en su casa.

A continuación sale una tal Maria Eugenia "noséqué" que parece de papel maché y habla sin mover ni un sólo músculo (o algo) de la cara.

Por lo visto, según su versión, era una banda de antiguos militares de la Europa del Este (qué raro).

Pienso en "Europa del Este" y me empiezo a alterar mucho porque me parece un término MUY difuso ya y me doy cuenta de que ya tenemos un tópico bien asentado.

Mamá-Tirita tiene un vecino que se llama Abdelkader (o similar) y sostiene con mucha insistencia en que es de los "paises del este".
Todo porque dice que la mira con mirada aviesa, pero claro, es normal teniendo en cuenta que Mamá-tirita es una señora que es capaz de hacer hablar a un mudo solo para decir "cállese, señora".

"¿Del este de donde?" pregunto yo; "yo qué sé... a mí déjame en paz que soy tu madre" me dice ella.

Y yo me pregunto ¿es que todos los antiguos militares de la Europa del Este están en Madrid?

miércoles, diciembre 19, 2007

Fun fun fun.

ODIO ESTAS FECHAS. Un año más lo certifico.

Mientras mis jefes me dan el regalo corporativo, me tocan "las castañuelas" con las dos manos al amparo de un angelito de escayola que sonríe tontamente en la ingravidez de su belén.

Para mí, las navidades significan ruido (mucho ruido) y movimientos migratorios consumistas.

Este año, los regalos de moda podrían ser... un camafeo de material pollastre, unos pendientes de fibra de cebolla, Eau de Milk o, ya para los más sibaritas, la crema de caviar.

A este paso me va a compensar comerme los libros y dedicarme a leer las etiquetas de los alimentos.

Recientemente, comiendo con Mamá-Tirita preparábamos la agitada agenda navideña:

- Madre, no ceno con vosotros en Nochevieja.
- Pues haces bien. Qué envidia. Es lo que tiene ser madre, que tienes que hacer acto de presencia, como la Reina.


Y claro, con estas influencias, tenemos todos el espíritu navideño de los cochinillos.

Por cierto, Correos comienza hoy su huelga, así que a todos aquellos que no hayáis mandado felicitaciones por correo, olvidadlo.

Yo desde aquí os empiezo ya a desear felices fiestas, o al menos, que os sea leve.

lunes, diciembre 17, 2007

Bee Gees

¿Qué pasó entre este momento...



... y este otro?

The Bee Gees - Stayin' Alive

¿Por qué a mayor edad más insufriblemente aguda era su voz?
¿Era quizá involución?
¿El pelo también era "falsete"?

viernes, diciembre 14, 2007

Ratones Coloraos.

Y decía Tico Medina al ser entrevistado por Jesús Quintero:

"Yo, a mi edad, ya no me callo nada... si tengo algo que decir, lo suelto y me quedo mu contento, como si echase una piedra del alcohólico nefrítico..."


Que alguien me diga que mis orejas me engañaron... que el tiempo no tiene forma de pera y que el infinito no existe... por Dios, que alguien me demuestre que oigo voces que me confunden...

martes, diciembre 11, 2007

Apertura por golpe.

No tengo nada que contar, pero no quiero que el blog muera por inanición: el día que muera, será porque yo lo mate.

Llevo dos semanas haciendo reseñas aquí y allí. Escribo para otros. Escribo sobre música como si yo supiera algo. Escribo sobre cine como si fuese una experta. Escribo de sitios donde, con suerte, estuve hace 10 años. Y sin suerte, nunca he estado, pero lo parece.

Es lo bueno que tiene internet: despúes de documentarte, pareces una experta en cualquier cosa y sencillamente te has dedicado a copy & paste de la sabiduría digital de otros. Maravilloso.
Así discurre mi vida. Entre reseñas, conciertos, Los Soprano, las dietas, las luces navideñas (puag, puag, puag), el frío de fuera, el calor de dentro...

Lo más interesante que me ha ocurrido recientemente ha sido:

a) Me han dado un golpe en el coche. Esto hace que tarde exactamente dos horas en llegar a trabajar. Dos horas y 40 estaciones de Metro. Leo mucho. Me monto en el metro con una mochíla llena de víveres tales como comida "de ataque", el pijama, un orinal y dos tenedores.

b) El otro día, al salir de casa, cerré la puerta y las llaves se quedaron puestas. Era festivo, de noche y yo... rubia. Vino un señor cerrajero que no traía una caja de herramientas, sino un portafolios lleno de radiografías de sus huesitos.
Con un golpe certero se abrió la puerta.
Estuvo "trabajando" aproximadamente 3 minutos (incluyendo el tiempo que dedicó a hacer la factura) y se marchó diciendo que vaya mierda de puente teniendo que trabajar.

La factura asciende a 140 € (por 3 minutos de trabajo) y en el concepto de la factura pone "Apertura por golpe". Así de fácil.

El punto a) junto con el punto b) me hacen pensar que me he equivocado de profesión.

Por otra parte, me paré a pensar que tengo amigos y conocidos en todos los sectores y con todo tipo de trabajos, por ejemplo: médicos. Todos conocemos a algún médico que te puede recomendar un podólogo privado para los juanetes. Todos conocemos a algún abogado que te puede recomendar cómo tocar las pelotillas a tu jefe. Todos conocemos a un guardia forestal, a un actor, a un informático... o incluso a un cebador de ocas... pero ¿¿¿alguien conoce a un cerrajero??? ¿¿existen o acaso son técnicos de radiodiagnóstico pluriempleados? ¿Para que me sirve conocer a un cebador de ocas? Yo ya me cebo solita...

Hale, me marcho a casa a ver si llego para la cena.

¿Estamos todos?

sábado, diciembre 01, 2007

Sucesos

Veo las noticias: "En Madrid, se ha hallado el cadaver de un hombre en un contenedor. El cuerpo estaba envuelto en una sábana y con los pies atados. Todas las pruebas indican que es un homicidio"

Vaya... por un momento pensé que podría ser un suicidio: me ato los pies, me envuelvo en una sábana y, a saltitos, me voy hasta el primer contenedor de basura para allí, morir.

También podría ser un accidente... estás durmiendo, te caes de la cama y del golpe contra el contenedor, mueres ¿Que como has llegado al contenedor? ¿Acaso importa?

Quizá venía de una fiesta-toga y tropezó al pisarse los faldones y cayó dentro del contenedor de basuras, muriendo al golpearse la cabeza con la cáscara de un coco.

Quizá no era un contenedor de basuras, era una solución habitacional promovida por el estado y el hombre vivía allí y murió sepultado por las basuras que tiraban los incautos, que seguro que además, no reciblaban.

O quizá, el contenedor de basuras es una delegación de algún hospital del Sistema Nacional de Salud o "la morgue"... sí, va a ser eso.

¿Quién lo sabe? Los redactores de noticias no... está claro.

 
ecoestadistica.com