« Home | Ya estoy completa. » | Lo más (o lo menos). » | Oda a mi colchón. » | Vejaciones. » | Informe semanal » | [Modo Hibernación ON] » | Los Increíbles » | Absurdos familiares » | Las rubias no somos tontas. » | El desastre. »

Remember.

Mi Gran Hermano, justo antes de hacerse objetor de conciencia "de facto", estudió en una escuela militar en Logroño (o algo así), donde le enseñaban a ser todo un hombre: llevar bigote y escuchar a Los Chichos.

Unas navidades, de vuelta a casa, acudía él todo ufano con su equipaje cargado de regalos modestos para toda la familia. Entre los regalos, había un mechero temático de una base militar, es decir, con forma de granada de mano.

Sí, muy mal gusto, pero original era ¿o no?

Tras llegar a casa y soltar el macuto, mi hermano vuelve a ser un niño y él y su bigote ralo corren a delinquir mientras Mamá Tirita deshace el petate.

Entre calzoncillos sucios y camisetas raídas, Mamá-Tirita encuentra una granada.

Con la calma que le caracteriza, comienza a aullar como un perrillo mientras corre despavorida por la casa tirando de mi padre hasta llegar a la primera trinchera y echar el cuerpo a tierra.

Como urgencia, mis padres tomaron la decisión de transportar aquel artefacto letal a un descampado y enterrarlo bien hondo para que nadie pudiese sufrir daño alguno hasta que mi hermano se hubiese fugado del país o ellos tomado una decisión.

Mi padre vigilaba TODOS los días, desde su trabajo el descampado donde estaba enterrada la presunta bomba y se atormentaba... mucho.

Y ahí acabó la historia.

Mi hermano pensó que algún compañero le había robado el regalo o bien que estaría olvidado en la taquilla y no volvió a darle más vueltas al asunto.

Recuerdo el día en que charlando en una comida, mi hermano comentó algo de un mechero con forma de granada que compró una vez y que era tan hortera, que le gustaría haberlo conservado.

Mamá Tirita le templó en cogote a pescozones a mi hermano, que ya vestía un señor bigote.

Ahora mismo, la granada está en una estantería junto al resto de los cacharros y documentos valiosos de la familia, como la foto de La Mujer Tirita, con 6 años en la fiesta de disfraces del cole, disfrazada de fallera junto a su prima que viste un precioso disfraz de enfermera o el diploma de "carpa" de uno de mis hermanos.

11 voces discordantes

Vale. ¿Quién fue a desenterrarla?

Sigue allí?
Yo tenía un amigo, de las COES, que entre otras lindezas, encima del cabecro de la cama, tenía varias granadas de verdad, con las anillas bien sujetas, o eso nos decía...
Nunca olvidaré el día que apuntó a una vecina con un rifle de precisión que se trajo de Bosnia por piezas, a través de una mirilla de infrarrojos...

Allí... en la estantería...

No conoceré yo a tu amigo ¿no?

Y aún seguía enterrada en el descampado después de tantos años??

¿Qué es un diploma de carpa?Jajaja.

jajajajajaajajjajajajajja

lo siento no puedo para
jajajajajaja

La Familia Tirita es especial

Ja, ja, ja!! Qué bueno, genial!!
Mi madre me hubiera metido la granada por el culo, pero qué se le va a hacer, hay madres pa tó.

No a ese amigo en concreto no lo conoces... Ahora está en San Javier en la base aérea... Ha dejado a su mujer en la calle porque ha vendido el piso para comprarse un yate... quizás quiera conquistar Perejil...
PD: y se ha divorciado.

Uishhhh!!! Pues va a ser uno de los pocos brigatines que no me interesa para... nada...

Un beso.

A mí no me gustan las granadas, porque se pelan muy mal y además tienen unos pipos muy bastos. Prefiero los plátanos, que se pelan bien y son mu suavicos.

Y no hay que enterrarlos en descampado alguno, lo más tener cuidado de no dejar la piel por ahí para que no se resbale nadie.

¿He acertao?

Publicar un comentario en la entrada

 
ecoestadistica.com