« Home | Contactos » | ¿Tienes hambre? » | Onofre (Bere: no leas). » | Y por fin... el plagio » | La vuelta al cole. » | De vuelta. » | Helgidagur » | Y faltan tres... » | Pollo al curri » | La Mujer Tirita MODO Madre OFF »

Galleta.

Me incorporo al algodonal después de cinco días de playa en Menorca.
Nos hemos alojado en la mayor aberración arquitectónica y conceptual creada en Menorca en los dos últimos siglos: el hotel Almirante Farragut.

Como no hay otra forma de sobrevivir, nos hemos reído mucho viendo millones de cuerpos alemanes fosilizados en la piscina que solo volvían a la vida a la voz de "cocktail" y el programa (vertiginoso) de actividades tan variopintas como tiro al arco o el tradicional bingo español.

Hemos pasado días enteros leyendo en calas de doradas arenas y aguas cristalinas con pececitos luchando por no morir enredados entre mis melenas.

En la isla encontré a un perro-pequeño-de-mierda al que bauticé con el lustroso nombre de "Galleta" que parecía abandonado y tenía una mirada parcialmente triste, y digo "parcialmente", ya que tenía un solo ojo (no por mutación genética, sino que había perdido el otro)

Finalmente y tras hacer la oportuna reflexión, con mucha penita dije adiós a Galleta-el-perrito-tuerto que ahora debe de seguir dando vueltas por Menorca.

Mi vecina Chop dice que últimamente vuelco mis instintos maternales en los pobres animalitos indefensos, pero algo debe de fallar en mi instinto maternal cuando me limito a poner nombre a mi presunta prole mascotil para luego dejarles igualmente abandonados a su suerte, que probablemente sea mucho mejor que abandonarlos a la mía.

21 voces discordantes

eso es compasión y lo demás son tonterías

SithWolf

A buen seguro que Galleta y Onofre estarán mejor libres y vagando por el mundo ;)

Hago lo que puedo... No me daba tiempo a llevarlo al veterinario, a ponerle todas las vacunas y a meterlo en el avión de camino a la península...

Ains! Koji!! que tú me conoces y un ser vivo en mis manos muere, seguro...

Por cierto, qué tal tu planta??

Mascotil: genial. :)

Yo planté un pino (de los de la fotosíntesis y la resina, ¿eh?).

Sta. Tirita, usted no debe tener cargo de conciencia (bueno ya sé que no sabe lo que es eso, aún así sigo...)por dejar, de nuevo, abandonado al "perritotuertollamadogalleta" porque sé de multitud de casos que por hacerse los altruistascompasivos con animalitos en dificultades han acabado peor aún de lo que estaban.

Quicir que uno que quiso salvar a una paloma que estaba en dificultades hizo que la atropellara un coche, que uno que quiso poner a buen recaudo a un pequeño insecto acabó aplastado entre sus dedos, que uno que pretendia salvar a un gatito de las alturas hizo que se cayera y se esnucó, que.....¿entiende?
Vamos que la compasión no es dejar jodido al prójimo por nuestra patosidad sino ayudarle cuando se puede y se está seguro.

El "perritotuertollamadogalleta" estoy seguro que seguirá igual de feliz que cuando usted lo encontró, tuvo su momento de cariño que eso ya es mucho y sobre todo, no fue victima de nuestra compasión (uff! menos mal debe estar pensando el "perritotuertollamadogalleta"

buenas...

he llegado aqui no se bien como, o si podría saberlo pero estoy vago para ponerme a a hacer averiguaciones. En fin, que este comentario no tiene nada que ver con tu post, es solo para decirte que le he dado un repaso general a tu blog y ...me gusta !!!!

Salud y felicidades.

No seas tan dura contigo misma...a la planta que recogiste de un rincón de la sección de oportunidades de aquel centro comercial no la abandonaste, la llevaste a casa, la cuidaste, la quisiste, le llevaste amiguitos (que hicieron las veces de amor veraniego) y has sido con esa planta como una auténtica madre.

Si es que en el fondo, eres de un tradicional...:-))

Ejem... la planta ha muerto...

Querida Wendy,

Seguro que el pobrecito animal se sintió mucho mejor al recibir tu amor y comprensión, aunque sólo se redujeran a mirarle con atención y ponerle un nombre, no demasiado elegante, pero un nombre al fin y al cabo. Imagino que el perrito ya tendría uno anterior, puede que Cassidy o Charlene, pero ante su incapacidad de hablar estaría encantado con el tuyo, estoy segura.

Siempre tuya,
Pamela

Pero, la duda me atenaza, ¿por qué galleta, por qué?

Ais...la planta de Koji también ha muerto...yo creo que fue separarla de la tuya y PLOF....se marchitó.

Yo tb tengo la curiosidad de saber...xq le llamaste GALLETA???

Misitos

No he estado en Menorca pero tengo muy buenas referencias, sobretodo para hacer submarinismo, que tampoco he hecho en mi vida. Por lo tanto, me quedo, de momento, con Lucia y el sexo.

Qué envidia lo de Menorca.
No creo que los animales corran contigo la suerte que corren conmigo las plantas. A ver si va a ser hereditario, porque para mi madre tampoco son su fuerte.

Gran blog el tuyo, mujer tirita :D

¿Por qué llamaste galleta al perro??,es un nombre cuanto menos curioso...

Esto debe ser una pasa. El otro día me encontré a un golden retriever perdido no, perdidísimo. Precioso, con su pelo limpio, y esa mirada tan triste.

Me eche a llorar y no paré hasta que llegué a casa. La gente no sabía a quién socorrer primero, si al perro, o a la chica de azul que lloraba a lágrima viva señalando al animalito.

Yo también tengo la misma curiosidad ¿Por qué galleta?

Un abrazo linda!

Eres carne de psicólogo, Tiri :D te creas tú solita los vínculos con esos animalitos indefensos, aún sabiendo que luego lo vas a pasar mal... ¡no puede ser! mujer, no te hagas eso!!

Seguro que Galleta acaba buscándose las lentejas. Menudos son los chuchos mallorquines :-)

tiring.... me busca usted a alguien con caramelo y con chocolate y al próximo animalillo le llamas twix!!!!!

ay que alegría leer cositas asín....

Hola! acabo de encontrarte y creo que me voy a hacer asidua...
Tienes un humor y una forma de decir las cosas que me encanta!
Yo comparto contigo la situación de "acogedora momentánea" de animalillos, pobres, que me gustan tanto y los veo tan abandonaditos...
Pero luego me doy cuenta de que me supone mucha responsabilidad y los dejo... y en esos momentos me digo "pero qué cabrona eres... les das a conocer el paraiso y luego los devuelves a la realidad..." y me cago de pena, pero así son las cosas.
En fín, encantada.

Puedo comprender que el perro se llame Galleta, aunque yo le hubiera llamado Wenceslao.
Lo que no comprendo es que el hotel tenga la playa a 0 Kms y la parada de autobús "cerca".

Publicar un comentario

 
ecoestadistica.com