viernes, diciembre 29, 2006

Hale: YA.

Yo quería ir a firmar la compra de mi nicho yo solita, pero esta mañana a las horas en las que la M-40 es un aparcamiento, ya estaba ella rizándose el pelo y preparando el vestido de madrina, el súmmum de la elegacia para una madre como la mía.

Cuando he salido de mi/su cuarto ya dispuesta, me ha dicho "¿no pensarás ir ASÍ a reunirte con un notario?". Por lo que me cobra, debería ir en pelotas, he pensado yo.

Hemos pasado el resto de la mañana con villancicos en el hilo musical y en unas oficinas llenas de padres emocionados con sus hijos apocados. Excepto nosotras que formábamos la pareja-Pimpinela de la oficina: "no te muerdas las uñas", "mira que venir con esos pelos", "...y las cortinas...", "...y el sofá...", "...y las sábanas...", "...ains...", "...ains..." y "...ains..."

Yo sé lo que representa para ella. Representa la evolución como madre. Las madres no evolucionan hasta que sus hijas se casan (o en su defecto, tienen otra cocina que limpiar), así que esta mañana he intentado no acabar con su emoción y con mi paciencia: me he comido una caja completa de juanolas mientras me tomaba el pulso y contaba las rayitas de pana de mi abrigo de pobretona.

Por fin nos ha tocado firmar. En fila india y en silencio nos han dado paso a un despacho. Primero ella, luego yo, luego el apoderado del banco y por fin el señor notario.

Y ella, Mamá-Tirita, con esa salazón que le caracteriza, ha tomado asiento en el sillón de piel con tímidas orejas del señor notario. Ella, desconocedora de la estructura espacial de los despachos, de la jerarquía social notarial y vestida de domingo agarrando el bolso como si paseara por el pasillo de la charcutería del Carrefour.

Mientras ella se repanchingaba en EL sillón nosotros permanecíamos de pie estupefactos junto a las tímidas sillas destinadas al pueblo llano y mirando al notario que no sabía si llorar o llamar al cuerpo de seguridad.

Por fin y en vista del violento silencio, he tenido que ser yo la que le ha tenido que decir "No, ahí no. Ahí se sienta este señor" y el notario entre risas y cuchufletas ("las madres son las reinas") ha empujado a mi señora madre como si de una gallineja se tratara. Solo le ha faltado decir lo de "pitas-pitas".

Así que esta mañana me he casado en segundas nupcias con un banco. Supongo que este matrimonio saldrá mejor que el anterior ya que no habrá amor ni relaciones de pareja entre esas cuatro paredes. Solo estaremos mi hipoteca y yo. Y como todos sabemos, las relaciones previo pago son las que más duran...

martes, diciembre 26, 2006

(...)

La noche del 24 de diciembre tuve una conversación con un ente masculino de lo más interesante:

- Las mujeres son tontas.
- ¿Por qué?
- Porque se compran bolsos pequeños y porque son exigentes.


El ente masculino en cuestión es mi sobrino y tiene nueve años.
Esa noche dijo haberse hecho fan de Sigur Ros (¿?) y de Pete Doherty (¡angelito!) y dejó una pintada en el baño que ponía "Baltasar: quiero una hipo" (léase iPod).



mp3The Fratellis -Chelsea Dagger

Feliz Feliz

Todos los años por estas fechas comienza una batalla campal de mensajes en el móvil felicitando la Navidad.

Yo, como para muchas otras cosas, soy muy selectiva. Prudentemente envío pocos mensajes o contesto sólo a los que me hacen especial gracia o a las personas a las que tengo mucha estima, sin embargo hay personas que simplifican el hecho y se limitan a "enviar a toda la agenda" de tal modo que felicitas las Navidades a la persona que te hace la declaración de la renta o a aquel pobre con el que una vez compartiste un parte de siniestros (entiéndase en sentido amplio).
Yo incluso he recibido uno de una persona que figura en mi agenda como "hijodeputa" y con la que no he hablado jamás y sin embargo ahora me felicita la Navidad.

¡Que entrañables son estas fechas! (gñé)

El 24 por la mañana ya empieza el acoso y derribo con mensajes bastante normales en la línea de "Familia tal te felicita las Navidades esperando que traigan la paz mundial".

A eso de las 16:04, en plena sobremesa, con el segundo licor de hierbas, mientras Paquito cuenta OTRA VEZ su cena navidad del año pasado, ya comienzan a enviarse mensajes con un tono erótico-festivo del tipo "Feliz Navidad y próspero año nuevo. Espero que en 2007 toques pelo, aunque sea de barba" (sic).

Y aunque parezca increíble, esto se va calentando en función del alcohol así que a eso de las dos de la mañana el SMS quedará algo así: "Feliz Navidad. Si no nace el niño, quedamos y lo intentamos de nuevo. Tengo un polvorón para tí", todo ello aderezado con letras bailonas que se cambian de sitio y que harían las delicias de cualquier disléxico.

Mientras, en ca'La Tiri, el día 24 a las 21:08 brindamos para dar por acabada la locura navideña. Mamá-tirita se ha pasado semanas limpiando la plata, el cristal, las hojas de los potos y hasta los bajos de la pila, sin entrar en razón por más que le decíamos que desde hace años, su nuera ya no se esconde a llorar en los armarios de la cocina.




mp3The Ramones - "Merry Christmas (I Don't Want to Fight Tonight)"

lunes, diciembre 18, 2006

La batalla.

Apasionante.

Yo, una persona que se supone que tiene algo de idea de las nuevas tecnologías... que tiene el ordenador como herramienta de trabajo, soy incapaz de configurar el antivirus.

A partir de ahora, me dedicaré a picar en la mina y mi herramienta de trabajo seguirá siendo el ordenador.

Me he blindado de tal manera que tengo que introducir la contraseña para acceder a internet, para entrar en el Blogger, para editar en el Blogger, para publicar en el Blogger e incluso para poder mirar la pantalla. Todo en la misma sesión.

Necesito contraseña para entrar en mi propio blog que debe ser una zona insegura, una barriada en la red.

No sé si debo permitir el acceso a Aosh.exe. A mi todo me suena a "malo-caca". Todos los archivos del Windows deberían contener la palabra *windows* y punto-pelota.

Al paso que voy solo podré acceder a mi ordenador para contemplar la verde pradera digital de mi escritorio. Mi barra de herramientas ha desaparecido. Esto no es un ordenador, esto tiene ya las funcionalidades de un ábaco.

¿Qué carajo es un "adaptador de bucle invertido"? ¿Un rulo? Solo me faltan las horquillas y soy Llongueras.

¿Por qué no se ha inventado un antivirus para rubias? con epígrafes del tipo "Nena, hay una cosa sospechosa intentando sacarte dinero de tu cuenta ¿es tu novio o es un alcalde?"

Las cosas serían mucho más sencillas.

Bueno, al menos esta noche dormiré feliz. Dejaré el ordenador bloqueando la puerta y a ver quien es el listo que accede a mis cookies. Es lo más seguro del condado.

viernes, diciembre 15, 2006

El tradicional.

jueves, diciembre 14, 2006

Informe Semanal.

Mi semana se puede resumir en dos momentos:

El martes vino el técnico de Ono a instalarme la línea y a configurarme el ordenador.
Yo me peiné, me puse las zapatillas de estar por casa de los domingos y espere pacientemente a que asomara por el horizonte con su caballo, con una espada láser y una reluciente armadura. Imaginaba la cara de pavor que pondría cuando descubriese mi ordenador, que es el Arca de Noé de la infecciones informáticas: tengo un virus de cada especie.

Pues bien. Llegó, y en vez de espada traía una taladradora. Me taladró (el tabique), me instaló un modem que parece una juanola-talla-cinco y siguiendo las instrucciones que tenía en su móvil me configuró la dirección IP y demás zarandajas.

Yo sospeché cuando me hizo la siguiente pregunta:

- ¿"Llegaba" se escribe con "b" o con "v"?
- ... ... ... La primera con "v" y la segunda con "b"...
- ¿? "Lle-ga-ba"
- Ahhh... con "b"
- ¿Y con "g" o con "j"?
- Con "g"
- ¿Seguro?

Y hasta el virus guardó silencio...

El segundo momento fue ayer en el concierto de despedida de Sexy Sadie.
Disfruté enormemente cuando entré a la Joy por la puerta de invitados sin tener que aguardar mi turno con el millar de llorosos fans. Qué le vamos a hacer si una es feliz con tan poca cosa...

La única ventaja de ir sola a los conciertos es que te colocas donde quieres. Lo peor de ir sola es que una vez colocada no te puedes ir a por las copas porque pierdes los 20 centímetros definitivos para no tener que ver el concierto con el cuello de pavo.

A los diez minutos ya había conseguido que me portearan las cervezas los dos jovenzuelos que me tapaban la visión parcialmente. A los quince minutos comenzó un extraño intercambio de tarjetas de visita (¿?).

Durante el resto de la noche me estuvieron llamando Rosa, cuando todo sabemos que me llamo Amparito. ¿La razón? Sospecho que por una torpe confusión, entregué la tarjeta de la moza que me está gestionando la hipoteca. Esto también me aclara aquella intrigante frase de "cuando necesite invertir te llamaré".


mp3Talking Heads - Stay Up Late

lunes, diciembre 11, 2006

Volver, volver, volver...

Después de tanto tiempo sin conexión y sin ordenador ya no me queda ni sentido del humor.

Me he pasado apenas un mes sentada como un vegetal delante de la tele tragándome todo aquello que echaban, con la iPod en vena y con El Conde de Monte Cristo sobre las rodillas.

Todo ello me ha provocado:

a) Un mal humor característico de la población televidente (transitorio, espero)
b) Una sordera parcial y una sospechosa adicción a la canción de "Comando G" (¡!)
c) Y un lesión crónica en la espalda de portear el dichoso libro con sus dichosas 1.500 páginas.

Amén del enorme trasero y las raíces que he echado en el sofá, que dos días más y me tienen que arrancar el pijama con una decapadora.

Por fin he terminado El Conde de Monte Cristo y he aprendido muchas cosas, por ejemplo a poner un poco más de misterio y dramatismo en mi vida.

A partir de ahora llevaré una doble vida:
Vida A. Rubia, torpe y sosainas
Vida B. Rubia y torpe.

Y por fin tengo ordenador. Ayer sufrí un motín del disco duro "E" y no había forma humana de formatearlo.

Durante un rato y a la desesperada me llegué a plantear que siempre había tenido un concepto equivocado de "formatear" y que en realidad había que tunear el disco duro con unos cristales tintados, masajearlo un poquito, encomendarse a Santa Barbara e inmolar una cabra.

Todo ello, mientras cada 5 segundos saltaba un mensaje de error por "escritura demorada", así como un troyano (o algo) que me recomendaba con recochineo instalarme un programita para proteger a mi equipo. Dos gladiadores necesito para protegerlo. O los Cien Mil Hijos de San Luis.

Sin duda ninguna ayer fue el día que más kilómetros hizo mi ratón en su inalámbrica vida. Ahora agoniza postrado en la alfombrilla hasta que alguien sea lo suficientemente fuerte para bajar a comprar pilas.

JAMÁS vuelvo a desfragmentar o limpiar el disco. A partir de ahora, las pelusas camparán a sus anchas por mis carpetas.

He vuelto (creo).


mp3Matt Pond PA - Promise the Bite.mp3

martes, diciembre 05, 2006

De lo malo lo peor.



Malo, malo.

 
ecoestadistica.com