« Home | La cruda adolescencia. » | Marketing sexual. » | La resaca. » | 5 preguntas. » | Préstame tu vida. » | El pesimista. » | Potaje. » | Diga 33. » | zzzzZZZZzzzzZZZZzzzz » | Mira quien baila (otra vez). »

Zoosfera.

Repasando mi vida laboral, me doy cuenta de que a pesar de haber ejercido en Telepizza de repartidor "a pie", el lugar menos serio donde he trabajado fue ese-que-no-digo-para-que-no-me-vuelvan-a-localizar, que era lo más parecido a un zoo.

Teníamos dos ovejitas con piel de lobo que regentaban una jaula pequeñita.
Teníamos un lobo con plumas de gallito de corral que era mi jefe directo.

El caso es que todo empezó muy bien y allí estábamos todos en nuestra jaula con nuestro alpiste, hasta que la empresa quiso ser una GRAN COMPAÑÍA.

Un día nos dijo la ovejita rubia con voz de lobo: "Mañana vienen unos clientes a vernos y esto tiene que parecer UNA EMPRESA, así que buscad "extras" para que ocupen los sitios vacíos. ¿Tu no tienes un hermano?", y al día siguiente allí estaban los primos y los informáticos freelance fingiendo que trabajaban. Cuando llegaron los clientes todos estábamos peinados, despiojados, luciendo nuestros mejores plumajes y listos para ser fotografiados y expuestos en la portada del National Geographic.

El cliente nos contrató y entonces pasamos "a mejor vida". Nos trasladamos a un circo: espacios más grandes, con vistas a un lago (léase piscina y esto más que un lujo era una venganza).

La mudanza la hicimos nosotros mismos con nuestras manitas durante un fin de semana, y el domingo, era el día del señor, no de las bestias, así que también lo trabajamos porteando cacharros.

Fui nombrada cabra jefa, aunque no tenía animalicos a los que flagelar, así que yo misma me ordenaba con voz autoritaria "Trabaja", "sit", "plas", "mata"...y así pasó el tiempo y el circo se llenó de bichos y alimañas. Hasta tuvimos una pececita que no quería salir nunca de su pecera para nadar en mar abierto.

Entonces una mañana soleada de septiembre me levanté y vi que el conejito sonriente que yo era, se había convertido en una hiena con una mueca de odio-terror-furia en el hocico.

Cogí mis aperos y me marché de repente, trotando y gritando a mi jefe "Ahí te quedas, loro".

Y no volverán las oscuras golondrinas, porque ahora son pajaritos de colores que a las 17:30 vuelan al nido felices y pueden comer en la empresa y no trabajan los fines de semana y tienen un jefe normal y un sueldo normal y son tratados con respeto y no son pajaritos fritos.

¡Chim pon!

24 voces discordantes

Que digo yo que si agarro un par de plumas, las muevo mu rápido y digo "pío", que si me llevas contigo, mi amoll.

¿te marchasté tú sola?

Porque las hienas hacen todo... en equipo :P

No diré nada del conejito sonriente xDDD

Estaba respondiendo a lo de si era Pepe, que me preguntabas ayer pero me he dado cuenta de que esto va demasiado deprisa para preguntas, respuestas y cosas así y lo he borrado cuando llevaba mas de 7 lineas.
Y el caso, volviendo a este nuevo tema, es que si he conocido algún caso similar cuando me interesaban cuestiones laborales.
Uno de mis nombres (verdaderos) si es Pepe, pero solo he vendido mis propios libros (entiendase los comprados anteriormente)
Las letras flácidas (solo las letras): mejor

Que patético por Dior, y yo pensaba que había trabajado en empresas casposas....

como dante hay que pasar por varios estados hasta llegar al paraiso que es la prejubilación con sueldo entero

Bere, al infinito y más allá...Confiemos en que no me echen HOY, que es el día clave...jajjaja.

Victor, pues aquel día sí, pero poco después comenzaron a desfilar el resto de las cabritillas y delicados animalitos. Aún quedamos de vez en cuando, aunque cada vez marujeamos menos sobre Man...¡uy! que se me escapa.

Manolotel, Pepe no vendía libros...¡ain! si eres tú me muero de la risa...

Elreplicante, sí, tienes razón...por Dior...que horrible. Quedaron buenas amistades, que el sufrimiento une mucho.

Oracle, pues aquí estoy esperando a ver si no me hacen picadillo...ñeñeñe.

Besos.

Lo reconozco, he pasado por la etapa de figurante. Como no vivo en Madrid no ha sido en la granja que describes, aunque todo podía haber pasado.
Estoy seguro de que hiciste bien en escapar.
besos arrugando el hocico...

El mundo está lleno de animales, y cuando en una empresa tienen que convivir perros, gatos y ratones no puede ocurrir nada bueno.

Ay, cómo me suena ese zoo... a mí también me tocó hacer de jirafa, o de domador-domado...
Una caca-de-la-vaca. Se está mejor fuera, no lo jures, aunque a mí salir me costó una de disgustos...

¿Y los veinte minutos de siesta? ¡rebelión! ¡rebelión!

Qué bonitas son las nuevas grandes empresas que lo más grande que tienen es su afán... Y anda que no estás tú bien ni nada a las 5:30 en la calle, o en el atasco. Vas a comparar.

jajajja!! Wardog! fíjate que malamente, que hablamos y comentamos y estoy de auditoría.
Me echarán por vacilona.

Hola Nu...
Rescata el proyecto asturiano...

Jurr, ¿y qué les dan de comer?

Wendy, haberme invitado de relleno que eso se me da muy bien, abulto mucho y soy buena actriz.

Oléé wendylinda!!
Saber salir a tiempo es tan importante como poder entrar.
No soporto los zoológicos, que por otra parte son lo más ilógico del mundo (que alguien me explique la lógica de tener a un bicho que vuela en un lugar si cielo). Y me ponen tan triste que me da miedo hasta llorar, por si el ayuntamiento de turno me confunde con un cocodrilo.

:-)

Creo que eras informática. Sufrimos mucho los aires de grandeza de nuestros jefes; a mí me cuesta un huevo convencer al mío de que no puedo construir un ERP yo solito (a menos que me dé un lustro) y cosas por el estilo, pero afortunadamente mi empresa no se gana la vida con la informática y es todo un poco más calmado que en ese mundo.
Vuela feliz, tirita. ;-)

Te sales...
Esta mañana estoy leyéndote desde el edificio central de la UB, en la biblioteca, y me cuesta guardar silencio... tendría ganas de reírme en alto, pero me contengo...
Un bico en el cuello.
Toño

¿A las 17:30h?

Eso no es un trabajo, ¡son unas vacaciones en la capital!

¡¡Señor guardia!!

(Bien hecho, Tiri, no todo el mundo se atreve a cambiar de aires cuando llega el momento. Y eso no es una indirecta para nadie, joerl. Ay coñe...)

Hace un año que te largaste de allí, ¿verdad? :-D

Besos!

Salir a las cinco y media marca la diferencia, sin duda. Yo soy el afortunado poseedor de uno de esos puestos de trabajo y me mofo de todos mis conocidos por ello. Excepto cuando estoy de viaje por españa, ¡que acabo a las 3 de la tarde!. Adoro mi trabajo... Eso si, en ese horario no caben los 20 minutos de siesta, es eso o holgazanear en los diferentes blogs. Que lo quieres todo, Eride, jodia.
En cualquier caso, los zoologicos son muchos mas que las empresas normales. Claro que eso tiene que ver con los empresarios de este pais, que es casi tan lamentable como la italiana....En fins, lastima de mundo....

Tal vez sea lo que tenga que hacer yo con este puñado de cerdos de los clientes, de buitres de jefes
y con mi propia sonrisa lobuna...

Clap, clap, clap por ti
Un saludo

Chica, eso no era una empresa, era la isla del Dr. Moreau.

wendy, tesoro, anda que luego me quejo yo de trabajar con Viboras y gorrinos, que son incompatibles, pero allí los tengo y no se cuanto aguantaré el tipo.

Publicar un comentario

 
ecoestadistica.com