« Home | Mitos y realidades. » | El don de la oportunidad. » | Las orejas beatas. » | Menú de Otoño. » | ¡Melones, melones, a cala y a cata! » | La crítica dice de La Mujer Tirita: » | Alabaré a mi señor (puntocom). » | Pena penita pena. » | Carta abierta a Rodríguez Zapatero. » | La Tierra Media y el español medio. »

Los campos de concentración europeos.

He leído el artículo de Maruja Torres "Una historia Real" (EL PAIS SEMANAL - 02/10/2005). Son de esas cosas que a diario te deberían remover el alma y no se deberían dar nunca. NADIE DEBE SUFRIR TANTO.

Dice así:

Hace menos de tres semanas se produjo en Bedfordshire, al sureste de Londres, un suceso terrible y extraordinario, del que dio noticia el diario The Independent, en un reportaje escrito por Ian Herbert North.
Un padre de 35 años se quitó la vida para que su hijo pudiera seguir en la escuela. Obviamente, el señor Manuel Bravo no era británico ni blanco ni de clase razonablemente media, sino un angoleño que tres años atrás consiguió huir a la isla con su esposa y sus dos hijos, dejando atrás una situación de violencia política en la que su propio padre, activista contra el régimen de Dos Santos, así como su madre, habían perecido asesinados. Bravo presentó solicitud de asilo en la tradicionalmente acogedora Britannia (tan orgullosa de su multiculturalismo) y se instaló en Leeds.

Transcurrió el tiempo sin que las autoridades británicas le dieran una respuesta, y Manuel Bravo trató de adaptarse a la nueva situación, luchando con las dificultades del idioma en la esperanza de conseguir un permiso para trabajar en lo que sabía, tareas funcionariales. En octubre del año pasado, su mujer y su hija tuvieron que regresar a Angola para hacerse cargo de una sobrina huérfana. La mujer fue detenida; actualmente, cuenta Herberth North, madre e hija se encuentran en otra nación africana, en calidad de refugiadas.

Mientras tanto, en Inglaterra, la multiculturalidad de la que tanto se alardeaba hacía aguas por todas sus costuras. Hace aguas. La barrera invisible se eleva, contundente, entre los blancos y los otros, a su vez divididos por múltiples pequeñas barreras tras las que se protege cada comunidad, irritada por las diferencias y, en muchos casos, aferrada a sus tradiciones como única forma de mantener su dignidad a flote. Los atentados terroristas del 7 de junio pusieron la grieta en evidencia. Pero la grieta no habría sido puesta en evidencia de no haberse producido los atentados del 7 de julio de 2005, y la consiguiente oleada de represalias racistas a cargo de la policía y de los particulares...


¿Queréis conocer la historia completa? Buscad el final...

Me ha traido a la memoria este post y el comentario de Mercurio.

Y empiezo por Manuel Bravo: 1, 56, 191, 650, 3.000...29.625, 250.000...minutos de silencio.

6 voces discordantes

Terrible de veras. El mundo se muere a nuestro alrededor y la peña ya no reacciona ante nada.

Brave new world.

Lei el articulo ayer.
Lo que me da miedo pensar es en a cantidad de cosas ciertamente horribles que pasan sin que nos enteremos, o que pasan, y que nadie les hace un reportaje.


buenos dias...

pd: palabra de verificación: gelol. Gelolcatil?

La historia es realmente horrible, que a las alturas que estemos de siglo pasen estas cosas y como toda solución a que la gente se juegue la vida para sobrevivir...una valla más alta. Eso, en vez de una solución, mejor no lo vemos y ya está y si se matan y no llegan a la península pues los dos paises se libran de un problema...no le encuentro sentido a esto.

Yo leí también el artículo cuando salio y me parece terrible... Seguido de todas las noticias sobre la frontera de Melilla... Y la solución: ala vamos a hacer la berja más grande y vamos a echar a todos los que intenten llegar. Pero cuando nosotros intentemos ir a otro país, que nos reciban con los brazos abiertos... Hipocresia. No digo que la frontera se habra a cal y canto, la solución no pasa por ahí. La solución pasa por dejar de oprimir los países de los que viene esta gente a ganarse la vida como nos la ganamos todos!

Publicar un comentario

 
ecoestadistica.com