« Home | Las orejas beatas. » | Menú de Otoño. » | ¡Melones, melones, a cala y a cata! » | La crítica dice de La Mujer Tirita: » | Alabaré a mi señor (puntocom). » | Pena penita pena. » | Carta abierta a Rodríguez Zapatero. » | La Tierra Media y el español medio. » | La terrorista nupcial. » | Rápido y sin dolor. »

El don de la oportunidad.

Justo después de ver el eclipse anular durante 3 segundos con unas gafas prestadas, llamo a un gran sindicato para anular mi afiliación (será que me afectan los ciclos lunares y cosas de esas).

A la segunda intentona me lo coge Mari Pili:
- ¿Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiii???
- Buenos días, quería darme de baja como afiliada.
- ¿Y eso?
- Pues porque no me sirve absolutamente de nada.
- Pues mejor, ¿no?
- Hombre…es que he necesitado su ayuda y no me han hecho ni caso.
- Si llama usted días como hoy, no me extraña.
- Oiga, y si por ejemplo mi jefe me acosa, ¿puedo elegir el día?


Entre los días de San Alonso, los días de eclipses anulares y unas cosas y otras…seguro que si hubiese una Huelga General estaría todo el mundo trabajando.

5 voces discordantes

Me encantaría comentarte pero no puedo.... creo que me he quedado ciega. Al menos espero estar escribiendo en el cuadrado correcto y tengo la alegría de que mi última visión de este mundo ha sido el p**o eclipse de los coj***s.

Yo he pedido la baja al instituto de eclipses, yo creia que esto seria algo mas que un anillo visto desde unas gafas de papel de plata..

Yo la oscuridad la he visto en la primera reunión que he tenido con la nueva dirección de mi empresa... ( me tenía que haber puesto el disfraz ).

Yo he levantado la cabeza, he visto que estaba moderadamente oscuro fuera, he mirado una foto del eclipse y he pensado para mi: "hale, hale, salid todos a mirar como lelos y dejadme currar en silencio" ¡qué paz!

A mí me ha pillado sin gafas ni negativos ni radiografías ni nada. Y ha sido gracioso. No había nadie por la calle cuando se hizo poquito a poco más oscuro.

Miré hacia arriba, y seguí deslumbrado. Y yo, que no pasé de los cinco añitos en tantos aspectos, me desilusioné muchísimo porque no se hiciera de noche, noche. Por no tener una noche de cinco minutos, o dos noches en las mismas 24 horas.

Fue como cuando todos se ríen de un chiste que no has pillado...

Publicar un comentario

 
ecoestadistica.com