« Home | Amores perros. » | La voz de la conciencia: tarde y mal. » | Tienes la piel color verde de aceituna... » | Un paseo por la red. » | De pinchos morunos » | Otro día con Rouco Varela. » | Un día con Rouco Varela. » | Conversaciones con mama. » | Munina » | Infierno »

Escribiendo de urgencia.


Leo esto y no puedo evitar escribir…aunque tampoco sé para que.

Titular: El 36% de los pacientes españoles de Alzheimer están atados

Entradilla: 'Un 36 por ciento de los pacientes están atados en España', según dijo el pasado viernes la presidenta de la Asociación Española de Enfermería Geriátrica y Gerontológico, Misecordia García, durante la ponencia que impartió en el curso 'Enfermedad de Alzheimer: dificultades en la intervención de los profesionales sanitarios', enmarcado en los cursos de verano de la Universidad de Cantabria en su sede de Laredo.

Extracto, por supuesto fuera de contexto: (...)"Llegan a asfixiarse por estar atados; necesitan de un control médico". Y si la muerte es dentro de la desgracia un desenlace poco habitual sí es cierto que en demasiados casos se producen heridas, abrasiones, depresiones y otras patologías desencadenadas por una mala ejecución de esta medida.


En este punto, pienso: es un desenlace poco habitual, pero si es fuese mi padre me daría igual que se diese un caso o un millón.

Yo he cuidado de Mercedes durante poco más de una semana y sé de lo que está hablando esta señora.
Es cierto que en muchos casos, hay que atarlos porque si no, se arañan, se caen o simplemente SE MUEVEN.
Pero el problema real es que se pasan más de diez horas atados a una silla.

Cuando Mercedes entró hace un año en la residencia, andaba perfectamente, era coqueta, se peinaba su larga melena y se hacía su moño ella solita, se le iba de vez en cuando la cabeza, pero tenía sus momentos de lucidez.
Ahora, Mercedes prácticamente no habla, no se tiene en pie, lleva el pelo cortado y normalmente va “poco aseada”…claro que a ella ya le da lo mismo (?), porque ha perdido completamente la cabeza, pero digo yo que por lo que cobran las Residencias, se podían dignar al menos a ATENDERLA.

A cada “cuidador” de la residencia le corresponden de media 5 enfermos. Y por supuesto, no es gente especializada, ya que la mayoría son personas que no han cuidado nunca a un anciano con demencia.

Esto lleva a la siguiente situación:
1.- Los atan para que no molesten.
2.- No les dan las atenciones mínimas.
3.- A los auxiliares les pagan una miseria y tienen demasiados pacientes a su cargo.
4.- No están formados.
5.- Los familiares, en algunas ocasiones pasan, y la mayoría se frustran y se sienten con las manos ATADAS ante los gastos (gasto medio entre 29.000 y 36.000 euros al año más “costes indirectos”) y ante el silencio y lo absurdo de tener que SUPLICAR a los “cuidadores” que por favor, le pongan a su padre los dos calcetines del mismo color, o exigir una explicación de por qué su madre tiene un ojo morado.

El Alzheimer es una enfermedad degenerativa que mina, no solo a los pacientes, si no a los familiares. A menor cuidado (adecuado) más rápidamente se adueña la pesadilla del olvido del paciente.

Hay que hacer algo...

2 voces discordantes

This is very interesting site... » »

una sociedad mínimamente digna sería incapaz de mirar a otro lado... y lo hacemos, y lo sabemos...

Publicar un comentario

 
ecoestadistica.com