« Home | Budapest II. » | M de Mami. » | De seda y tafia. » | Hienas. » | El castigo sin venganza » | Li Po, Cukor, Enrique de Hériz » | Life Aquatic » | Más lágrimas que sonrisas. » | Hamelin » | Mi primera y última escena. »

Un pollastre.

He visto "una ópera en pequeño formato": "La meua filla soc jo" de Carles Santos.

Esta obra representa exactamente mi concepto de maternidad: ruido, agudos y completa confusión.
No me he enterado de nada.

Quizá los "OPERArios" hayan entendido algo y les haya resultado un espectáculo fascinante.
Yo, que lloro con un mimo y me estremezco con un bailarín, con este señor no he sacado absolutamente nada en claro. Que está muy bien que una soprano cante colgada de un arnes o haciendo de oruga por el escenario, y que el vestuario está muy elaborado, y que la música se mueve y bla, bla, bla...en conjunto, para mí, es un cacareo.

Antes de entrar al espectáculo, consulte con su médico y/o farmacéutico y probablemente le recetarán un Trankimazin para el "postOPERAtorio".
Menos mal que era en "pequeño formato"...eso sí, la idea de sodomizar a un "teólogo-industrial" me encanta.

Apenas hay críticas...

3 voces discordantes

Olé Rubia. Yo me enteré de poco. El señor Carles Santos, no me a volver a sentar en una butaca para un pseudoespectáculo, como el del otro día. Hacia tiempo que no me revolvía en la butaca y no paraba de mirar el reloj. Gracias Carles por bajarme a la realidad. No todo el monte es orégano.

Es lo que yo llamo teatro de autocastigo. A ver cuando vemos otro Mayorga de esos que mirás el reloj y preguntas "¿¿ya??"

Publicar un comentario

 
ecoestadistica.com