« Home | Cómo cambia el cuento. » | Un pollastre. » | Budapest II. » | M de Mami. » | De seda y tafia. » | Hienas. » | El castigo sin venganza » | Li Po, Cukor, Enrique de Hériz » | Life Aquatic » | Más lágrimas que sonrisas. »

El brazo tonto de la ley.

Después de dos asquerosos días de trabajo, por fin en casa con mi cervecita sin alcohol y escuchando Stan Getz & Joao Gilberto.

Última ingestión de alimento: ayer a estas horas, un dulce de leche.
Tabaco del día: 5 cigarros.
Café: 2 y de máquina.
Agua: 5 botellas.
Razón: 4 presentaciones para la macro-reunión de junio y una crisis transitoria que se ha quedado en una leve reprimenda. Me he librado de hacer las comunicaciones orales.

Hoy, justo después del partido de squash con Javier, nos hemos encontrado con Ana.

ANA

Ana tenía muchos motes y cientos de alergias. Para mi era "El brazo tonto de la ley". Literalmente, era tan buena, que era tonta.
Un día me dijo "vente a tomar una caña" y creo que jamás logré volver en un estado de semiinconsciencia a casa: el chocolate lo llevaba en tabletas de 50 gramos y la cerveza era el "líquido elemento"

Jefa de seguridad de Pflinder, las malas lenguas dicen que se la cargaron porque una noche desapareció una caja de cervezas y el rey del Recurso Humano (que es un bicho con antenas) la pillo fumando marihuana.
Yo con esta mujer he fumado en la biblioteca mientras nos tomabamos una botella de cava, así que las malas lenguas son malas y tal vez ciertas.

Un día de invierno, me fui al gimnasio y de compras después de trabajar y antes de volver a trabajar. Aparqué el coche fuera de "El manicomio" y dejé la mochila del gimnasio y las bolsas consumistas en el asiento trasero. Horita más de trabajo y mientras me dirigía a mi coche, Torrentaza, me acompañaba contándome sus aventuras.

Abro el "Richie"...y noto algo raro: no tengo ventanilla en la parte de atrás.

Yo: Ana: ¡me han robado!
Ella: ¡¡¡que dices!!! Seguro que las cámaras lo han grabado todo.
Yo: ¡me toca un pie! ¡¡¡Me han robado mi ropa usada del gimnasio!!!!
Ella: NO TOQUES NADA, que la policía tomará huellas.
Yo: Ana, que te has fumado? Ésto no es CSI.
Ella: Te he dicho que no toques nada. ¿Ésto es tuyo? (sosteniendo una cazadora de hombre talla 54)
Yo: no.
Ella: (en tono misterioso) ¡me lo llevo! lo voy a rajar no vaya a ser que haya "crabunco"...(sosteniendo la cazadora con su chaqueta llena de insignias de Seguriber).
La policía acudío a los 46 minutos. Mientras, Ana se hace un peta y filosofa sobre la seguridad, el "crabunco" y no sé cómo, llega al "ibola".

En su ultima mudanza, nos "invitó" a participar y como yo ya me conozco la historia, accedí. Se mudaba de San Fernando a La Vaguada y de los 115 amigos que iban a ir, nos presentamos 6, a saber: la coja Maribel, Javier el amante de la heroína, un tipo muy raro que tenía un pie flojo, Rafa que era el único normal, aunque con resaca, Ana y yo.
La mudanza más larga de mi vida. Cuarto piso y sin ascensor.
Que buena es y que vida más insana lleva mi niña.

Otra cervecita y me preparo un diagrama de flujos para mi colega Alfredo que padece alguna sospechosa aversión por el PowerPoint, equivalente a la que yo siento hacia su persona.

0 voces discordantes

 
ecoestadistica.com